Envíos gratuitos y coletero de regalo a partir de 40€

¿Por qué usar champús sin sulfatos?

Amiga, ¿cuántas veces habrás oído hablar de los champús sin sulfatos? Lo sabemos, muchísimas, y por eso hoy te traemos fresh news, y te hablamos de por qué es tan guay utilizar este tipo de productos para lavar nuestra melena. Y no, por supuesto que no vamos a demonizar a los sulfatos, ni a convertirlos en las brujas de Salem, ni a contarte que son tóxicos (spoiler: no lo son), ya que no hay ningún ingrediente en cosmética que no sea seguro para nosotras y para nuestro cabello, we swear!

¿Qué son los sulfatos?

First things first: ¿qué son los sulfatos? No son ni más ni menos que tensioactivos aniónicos con una gran capacidad detergente y espumante, (o sustancias con carga negativa que tienen un poder limpiador brutal, y que hacen muchísima espuma, para los amigos) que están presentes, por lo general, en casi todos los productos destinados a limpiar tanto el cabello como la piel.

Ahora bien, si son tan famosos, limpian tan bien y se utilizan tantísimo… ¿por qué es tan trendy utilizar cosmética capilar que no los contenga? Amiga, como ya te hemos contado capítulos anteriores, el uso de champús con carga negativa (como es el caso de los que contienen sulfatos), y un pH elevado, aumenta la fricción entre las fibras capilares, y por lo tanto contribuye a su rotura, ¡por no hablar de hacen que tu pelo se encrespe like crazy! 

Además, los champús con sulfatos, al tener mayor detergencia, arrastran mucho más los tintes, por lo que el color de tu melena va a durar intacto mucho menos tiempo. Lo mismo ocurre con los alisados de keratina, ya que estas sales de ácido sulfúrico, al hacer tan sumamente bien su trabajo de limpieza, se llevan también la keratina por delante, haciendo que este tipo de tratamientos tenga una duración menor. Y eso, querida, es un verdadero drama, porque no queremos perder esta increíble melena, ¿verdad? 👀

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de GOA ORGANICS®️ (@goaorganics)

 

También es importante que sepas que esta capacidad de limpiar tan bien tiene sus cosas buenas, y sus cosas malas, y es que puede resecar un poquito el cuero cabelludo, ya que puede haber un desequilibrio en la producción de sebo, y que este tipo de tensioactivos nunca van a ser los favs de las melenas más sensibles. 

¿Por qué usar shampoos sin sulfatos?

Last but not least, y resumiendo un poquito, te vamos a contar por qué los champús sulfate-free tienen el hype que merecen, y el porqué son los más recomendados por peluqueros y por celebrities tan top como Lily Collins, cuya melena XXL en “Emily en París” nos vuelve absolutamente locas:

🌈 Los champús sin sulfatos, a pesar de contener surfactantes cuya carga también es negativa o anfotérica (lo ideal), al ser detergentes mucho más suaves reducen la aparición de frizz y la rotura de las puntas, cosa que nos gusta, Y MUCHO.

💖 Estos surfactantes más suaves, mantienen on point los aceites naturales de tu cabello, consiguiendo que haya un equilibrio en la producción de sebo, evitando que se produzca más para contrarrestar, y ayudando a que el cabello no se reseque ni un poquito.

💁🏼‍♀️ Sin duda, son el tipo de champús con los que un cuero cabelludo sensible va a tener un crush real, ya que son súper suaves y respetuosos.

💥 También son lo más para alargar la duración de tintes y tratamientos de alisado, ya que este tipo de tensioactivos, al tener una menor capacidad detergente (pero limpiar igual de bien) no arrastran tanto ni el color ni la keratina, y eso siempre es un plus.

👩🏽‍🦱 Y, además, ¡son los más utilizados en el famosísimo método curly!

Aunque amiga, te tenemos que confesar que son champús que hacen menos espumita (que sabemos que te encanta y que es súper ASMR, sorry), pero créenos que no es necesaria para limpiar tu cabello a fondo y dejarlo súper brillante, tal y como lo hacen nuestros champús:

Y tú, bestie, ¿te pasas al club sin sulfatos? ¡No te arrepentirás! 😍