ENVÍOS GRATUITOS EN COMPRAS SUPERIORES A 50€ 💖

¿Qué tipos de enlaces tenemos en el cabello?

Bestie, OMG ¿aún no te hemos hablado de los enlaces que forman la fibra capilar? Atenta, baby, porque los enlaces que conforman la estructura del cabello no son ni más ni menos que los responsables de la forma de tu pelo (liso, ondulado, o curly) y tienen un papel súper importante a la hora de mantener tu melena con un aspecto healthy y bonito.

Tipos de enlaces estructurales del cabello

First things first, es necesario que te recordemos que la fibra capilar está formada mayoritariamente por proteínas, siendo la principal la queratina. Su estructura consta de cuatro fibras de queratina unidas entre si mediante enlaces químicos (puentes disulfuro, puentes de hidrógeno, y enlaces iónicos o salinos) hasta formar una espiral flexible, dándole forma a tu cabello.

Enlaces de Hidrógeno

Los puentes de hidrógeno son enlaces muy débiles y temporales, y es que son tan inestables como la relación con tu ex, por eso son los responsables de que tu cabello tenga la capacidad de cambiar de forma, y de su mayor o menor elasticidad. 

Cuando el cabello está mojado, estos enlaces se rompen y permiten que el pelo se estire, pero al secarse, se restablecen y devuelven el cabello a su forma inicial (qué guay, ¿no?). Lo mismo ocurre al aplicar altas temperaturas al cabello mediante las herramientas de calor: el cabello es capaz de cambiar de forma, alisarse, ondularse, o rizarse, pero sabemos que siempre va a recuperar su forma habitual tras el lavado.

Enlaces Salinos o Iónicos

Los enlaces iónicos también son temporales, aunque son más resistentes que los de hidrógeno, y se forman a partir de la unión de los extremos con carga positiva y carga negativa de las cadenas de aminoácidos. Le confieren a tu melena fuerza y resistencia, y dependen de las variaciones de pH, por lo que se destruyen en presencia de productos capilares o tratamientos químicos muy alcalinos o demasiado ácidos. Además, al igual que los puentes de hidrógeno, se rompen al entrar en contacto con el agua, permitiendo cambiar la forma del cabello.

Puentes Disulfuro

Los puentes disulfuro (S-S) son enlaces covalentes muy fuertes (y muy pequeñitos) que se encargan de mantener la estructura de tu cabello, definiendo su forma, ya que son los encargados de unir átomos de azufre entre aminoácidos de cisteína hasta formar una molécula de cistina, que es un componente súper importante de la queratina de nuestra melena. Estos enlaces son muy resistentes y solo se rompen en presencia de temperaturas muy altas, como las de las herramientas de styling (sí, es un drama), y con el uso de productos o tratamientos capilares con un pH muy alcalino, como el de las decoloraciones, los tintes o los alisados permanentes. Y, querida, sentimos decirte que estos no se reconstruyen por si solos.

For your information, en un cabello curly u ondulado, la cantidad de puentes disulfuro es mucho mayor que en un cabello liso, y por eso adopta esa estructura en forma de “zig-zag” o “S”.

Amiga. ¿Quieres saber cómo reconstruir estos enlaces cuando se han dañado?

Te presentamos a Bae Berry, ¡tu nuevo crush! Este tratamiento capilar profesional está formulado con péptidos y aminoácidos, ayudando a reconstruir el daño capilar a la vez que le aporta un aspecto súper sano y un glow irresistible.

Su función es reconstruir los puentes disulfuro de la fibra capilar que se han dañado por los procesos de decoloración,  exceso de planchas, tintes o alisados permanentes, devolviéndole al cabello su estructura, elasticidad, fuerza y resistencia, y mejorando su apariencia general.

¿Qué como lo hace? Actúa a través de péptidos como el SH-Polypeptide-9, aminoácidos (Glicina, Alanina, Isoleucina, Serina, Valina, Treonina, Prolina, Fenilalanina, Histidina), proteínas hidrolizadas como la de trigo, el aceite de coco, las ceramidas y las mantecas de cacao y karité.

Los péptidos (cadenas cortas de aminoácido) y los propios aminoácidos, actúan como bloques de construcción para proteínas como la queratina, aportando elasticidad y resistencia, mientras que las proteínas hidrolizadas (que tienen carga positiva) penetran en la parte más interna de la fibra para reemplazar las zonas dañadas del córtex donde ha habido una pérdida estructural.

Por otro lado, el aceite de coco ayuda a reducir la pérdida de estas proteínas estructurales, además de tener un alto contenido en ácido láurico, que le permite penetrar fácilmente en el interior de la fibra gracias a su bajo peso molecular, nutriéndola en profundidad. 

¡Es el cóctel que tu cabello necesita!

So..baby, say bye bye to bad hair days.

It’s time to meet your new Bae!